ID de noticias: 15064
Fecha de publicación : 02 November 2015 - 12:28
Los comicios parlamentarios finaliza con la victoria del partido de Erdogan.


LHVnews, Asia Occidental; La población turca dio ayer una sorpresiva victoria al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), del presidente Recep Tayyip Erdogan, en las elecciones del domingo.

El AKP, liderado por el primer ministro, Ahmet Davutoglu, parece haber conseguido una gran mayoría suficiente en el parlamento, según los resultados preliminares dados a conocer por la Agencia semioficial de noticias Anadolu.

Los resultados preliminares muestran que el AKP logró 316 escaños, más de los 276 necesarios para gobernar en solitario, pero lejos de los 330 necesarios para realizar los cambios constitucionales para un referéndum sin negociar con otros partidos.

El Partido Republicano del Pueblo, de centro-izquierda (CHP), logró 134 escaños. Fue seguido por el prokurdo Partido Democrático (HDP), con 56 escaños y del derechista Partido del Movimiento Nacionalista con 41 escaños, según los resultados preliminares.

En junio, el AKP no pudo conseguir los votos suficientes para formar un gobierno y los intentos de formar una coalición fracasaron. Ese voto asestó un fuerte golpe a los más de 12 años de dominio en el Parlamento del AKP, fundado por el presidente Erdogan. Los analistas predicen que el mandato renovado del AKP podría reavivar los esfuerzos de Erdogan para transformar el gobierno turco en un sistema presidencial.

Las encuestas de opinión y analistas habían pronosticado una repetición de los resultados de junio y no pudieron prever el aumento de casi el 9% de los votos del AKP.

Un atentado suicida incrementó las brechas

El golpe más brutal al cuerpo político de Turquía durante este período llegó hace tres semanas, cuando dos atacantes suicidas de ISIS mataron a más de 100 personas en una manifestación por la paz en el corazón de la capital, Ankara.

En vez de llevar a la población a una postura unida, los horribles atentados solamente parecían exacerbar las amargas divisiones. Miembros de la oposición culparon al gobierno por no asegurar la manifestación y se renovaron las acusaciones de que el AKP hace la vista gorda a los militantes de ISIS que operan en Turquía.

El ataque, el más mortífero en la historia de la Turquía moderna, fue dirigido contra una manifestación liderada por los izquierdistas y sindicalistas para pedir el fin de los combates entre el gobierno y los militantes kurdos.

El frágil alto el fuego con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK,) se derrumbó en julio. El PKK acusó al gobierno turco de complicidad en un atentado suicida en el que murieron más de 30 personas que estaban organizando una entrega de ayuda a Kobani, una ciudad siria que los combatientes kurdos le arrebataron a ISIS a principios de este año. Las autoridades culparon a ISIS del ataque.

El PKK, que ha luchado contra el Estado turco durante décadas, mató a dos agentes de policía en represalia por el atentado, lo que desencadenó una nueva espiral de violencia. Turquía comenzó a bombardear posiciones del PKK en el norte de Iraq y en el interior de sus propias fronteras.

También comenzó a tratar de reprimir a los diferentes grupos que el gobierno considera que son las organizaciones terroristas. Las redadas se llevan a cabo regularmente en Turquía, con un gran número de detenciones.

Los opositores del AKP dijeron que el gobierno ha estado utilizando la lucha contra el terrorismo para reprimir las voces disidentes en los medios de comunicación y el uso de la política del miedo para ganar votos, ignorando la creciente amenaza de ISIS.

Aunque el AKP ha conseguido este buen resultado en las urnas, el país sigue amargamente dividido sobre el manejo del PKK, así como la política exterior hacia la guerra en Siria, que ha permeado, invariablemente, a través de sus propias fronteras.

Nombre:
Correo electrónico :
* Comentario :