ID de noticias: 15078
Fecha de publicación : 09 November 2015 - 16:14
La intervención militar de Moscú en Siria ha dado inicio a la cuenta atrás para el fin del grupo terrorista EIIL en el Oriente Medio.


LHVnews, Asia Occidental; Uno de los acontecimientos más importantes acaecidos durante las últimas semanas, que ha tenido un gran eco a nivel internacional, es la intervención militar de Rusia en Siria y los ataques aéreos contra las posiciones de los grupos que luchan contra el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

De acuerdo con el sitio web Alwaght, la decisión de las autoridades del Kremlin para intervenir en la guerra en Siria tiene raíces en la crisis ucraniana. Esta crisis surgida en 2014 y las medidas militares de Rusia en la misma se parecen mucho a la crisis de la Primavera de Praga en el año 1968. En ambas crisis, los rusos se vieron obligados a recurrir a todos los posibles medios políticos, económicos y militares para restaurar su perdido dominio en su antiguo aliado. En la Primavera de Praga, los esfuerzos políticos de la ex Unión Soviética resultaron infructíferos y por fin, Checoslovaquia fue invadida por los países del Pacto de Varsovia. Por otra parte, el presidente de Ucrania, Víctor Yanukovich, cuyo país sufría durante años de los problemas económicos, tuvo que negociar tanto con Rusia como con la Unión Europa (UE) para encontrar una salida.

En tanto, la UE prometió ofrecer a Urania los fondos para llevar a cabo las reformas económicas requeridas. Sin embargo, Yanukovich optó por la opción menos valorada, es decir, aceptar un préstamo de Rusia. Este asunto provocó la furia de los ucranianos, que dio lugar a las masivas manifestaciones callejeras, la destitución de Yanukovich y su posterior huida a Rusia.

Ante estos sucesos, Rusia lanzó una intervención militar en la península de Crimea (sur de Ucrania) so pretexto de proteger a los rusohablantes y después castigó a las autoridades ucranianas, impulsando un referéndum que resultó en la reincorporación de Crimea a la Federación Rusa. Los rusos habían adoptado hace unos años la misma medida en el caso de Georgia, aprovechándose de la inacción de Occidente. No obstante, esta vez los países occidentales reaccionaron con la imposición de sanciones económicas contra Moscú y el despliegue de las fuerzas militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa, lo que elevó a su máximo nivel las tensiones entre Rusia y Occidente.

Ahora, hay que ver cómo Rusia puede desarrollar su intervención militar en Siria pese a las fuertes sanciones impuestas a Moscú por Occidente tras la crisis en Ucrania. Las autoridades rusas tratan de utilizar su presencia militar en Siria para tomar ventajas ante Occidente en el caso de Ucrania. En este contexto, es posible que Rusia condicione el fin de sus ataques aéreos en Siria con el levantamiento de las sanciones económicas de Europa y Estados Unidos en su contra. Pero si Moscú cree que Siria está en el camino de desmantelamiento y desintegración, podría emplear una mayor fuerza para pedir su porción de los futuros países creados tras la división del territorio sirio.

En conclusión, si Rusia tiene la misma actitud soviética tras la II Guerra Mundial, hará de todo para una máxima intervención en Siria,  ya que la exitosa implementación  del plan ruso en Siria sería un gran fracaso para Occidente. Por otra parte, las dimensiones de la intervención de Rusia en Siria dependen en gran medida de la postura de los países  ante la presencia militar rusa en el país árabe.

Si el Occidente considera que la intervención militar de Rusia es un intento para sentarle en la mesa de diálogo, sin duda tendrá una reacción diferente en comparación con una situación en que califique a Rusia de un elemento que obstaculiza sus supuestos planes en Oriente Medio. De todos modos, con el paso del tiempo, se da a conocer el poder militar y económico de Rusia, y los resultados de la injerencia rusa en Siria, por consiguiente los protagonistas del Kremlin serán animados a dar pasos más adelantes o al revés.

Definitivamente, el despliegue militar de Moscú en Siria tendrá influencias en todas las partes involucradas en la actual crisis. El acto debilitará los grupos terroristas que luchan contra Al-Asad, por tanto se creará un vacío de poder entre las filas de los opositores al Gobierno de Damasco y se convertirá en un factor para que Estados Unidos cambie su estrategia, de entrenar a los rebeldes moderados hacia fortalecer a los militantes kurdos en calidad de fuerzas terrestres y democráticas.

El Occidente, de ningún modo, tiene la intención de permitir a las fuerzas de Al-Asad llenar dicho vacío de poder. Al parecer, el propio Putin está consciente de los futuros efectos de su intervención militar, así que trata de atraer a los kurdos. En otras palabras, Putin sabe que no es capaz de poner fin a las cooperaciones entre los kurdos y las fuerzas occidentales, tampoco puede bombardear a los kurdos y no quiere que se alíen a Occidente, por tanto está intentando acercarse tanto a las Unidades de Protección Popular  (YPG, por sus siglas en kurdo) como a las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ), creando confianza.

Mientras tanto, al parecer los kurdos tienen ciertos análisis de las políticas de Rusia y Occidente. El Partido de la Unión Democrática (PYD) ha adoptado la política de balance negativo, eso quiere decir que tiene relaciones diplomáticas y recibe apoyos militares de todas las partes, y al mismo tiempo no se considera como aliado o dependiente de ninguna de ellas. No obstante, hay que tener en cuenta que en el caso de Kobani los kurdos creen que están en deuda con EE.UU., así que tienen tendencia más grave hacia Washington.

En conclusión, se puede decir que Rusia es un catalizador que acelera la realización de cualquier plan organizado por los actores involucrados en la crisis siria. A pesar de que Moscú busca oportunidades a través de las cuales presione al Occidente para que acepte las realidades impuestas de Ucrania, por fin la injerencia en Siria apresura el proceso de evaluaciones en el país árabe y hace que el occidente evite postergar sus planes y los ejecute más rápidamente.

Nombre:
Correo electrónico :
* Comentario :